Diprocher

Noticias

Diprocher agasaja a sus colaboradores

100_2351

Para celebrar el Día del Trabajador, las empresas relacionadas de Diprocher organizaron una parrillada el pasado 1º de mayo, para agasajar a todos sus colaboradores.

A partir de la una de la tarde, mientras encendían el carbón, los asistentes bailaron y jugaron dominó. Una vez avivada las brasas y colocada la carne en la parrilla, los colaboradores disfrutaron de un agradable almuerzo.

 

Nos reconocemos en el trabajo

Durante ese día fueron muchos los mensajes que se enviaron para desearles un feliz día a los compañeros de labores. Por ejemplo, desde Valencia, el señor Agustín Rodríguez, expresó: “El trabajo representa la dedicación, colaboración, puntualidad, responsabilidad y mucho amor a lo que estoy haciendo. Feliz día a todos”.

Por su parte, Humberto Pereira, de Sistemas Ceyde Consultores manifestó que “siembra hoy tú semilla y mañana cosecharás los frutos de tus esfuerzos. Con honestidad, compromiso, responsabilidad y sentirse parte de la gran familia Diprocher, lograremos juntos nuestras metas y objetivos dentro de esta increíble organización. Yo creo en ti para crear y forjar nuestro futuro en Venezuela y ¿Tú?  Feliz día Internacional del trabajador”.

Igualmente, desde Falcón, el señor Derwis Pérez, de Almacén, exclamó: “para ser corto y preciso, mi mensaje para todos los trabajadores sería, seguir mejorando cada día más, y trabajar en armonía, para que el trabajo en equipo sea herramienta de nuestro éxito”.

 

Merecido homenaje

Muchas de las reivindicaciones laborales de las que gozan hoy los trabajadores de casi todo el mundo, son el resultado de una serie de movimientos que llevaron a cabo la fuerza obrera estadounidense, la cual exigía: “Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”.

La consecución de este objetivo se produjo luego de que fuesen ejecutados un grupo de sindicalistas anarquistas en 1886 –después llamados “Mártires de Chicago”-, que junto a ciento de miles de obreros se declararon en huelga. Y es que para aquel tiempo, la jornada laboral estaba entre las 12 y 18 horas diarias.Muchas de las reivindicaciones laborales de las que gozan hoy los trabajadores de casi todo el mundo, son el resultado de una serie de movimientos que llevaron a cabo la fuerza obrera estadounidense, la cual exigía: “Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”.

Sólo una fábrica, en la ciudad industrial de Chicago, permaneció activa, pues contrató a un grupo de trabajadores, a quienes denominaron los “rompehuelgas o esquiroles”. Es por esa razón que el movimiento obrero convocó para el 1º de mayo de 1886 una protesta pacífica frente a las instalaciones de ésta.

Al cuarto día de la manifestación, uno de los presentes lanzó un artefacto explosivo contra los policías que acordonaban el área, lo que produjo la muerte a seis funcionarios y numerosos heridos. Es en ese momento cuando comienza la persecución contra los promotores de la protesta.

Fueron acusados ocho personas: George Engel, Samuel Fielden, Adolph Ficher, Louis Lingg, Michael Schwab, August Spies, Albert Parsons y Oscar Neebe; y, tras un juicio en el que se presentaron pruebas falsas, cinco de ellos fueron condenados a la horca, dos a cadena perpetua y uno a 15 años de trabajos forzados. Posteriormente, se demostró la inocencia de estos imputados.

Es por ello que, en casi todo el planeta, se le rinde homenaje a estos “Mártires de Chicago”, pues dieron su vida para que los trabajadores tuvieran una jornada de ocho horas.