Diprocher

Noticias

Cuatro décadas prestando servicio en Venezuela

logo imagen destacada

Este 2015, Empresas Diprocher cumple 40 años distribuyendo productos tanto del área de alimentos como de higiene personal y para el hogar. En sus inicios, la organización, que contaba apenas con 7 trabajadores -al final de su primer año- y sólo abarcaba la ciudad capital, hoy llega a casi todos los rincones del territorio nacional y cuenta con más de 1.100 colaboradores.

Estas conquistas fueron posibles gracias a la ardua labor que diariamente ejecutan dentro de la organización los hombres y mujeres que hacen de Diprocher su segundo hogar. Igual de trascendental ha sido y es el papel de nuestros aliados, es decir, los proveedores, quienes depositaron su confianza desde el inicio en nuestro “saber ser y hacer” para lograr cumplir objetivos e incluso superar metas.

Tampoco se puede menospreciar el gran valor que tienen los clientes de la organización, muchos de ellos, fieles a la casa distribuidora con quienes negocian parte del abastecimiento de sus establecimientos.

En retrospectiva

Aunque el nombre de Diprocher nació en 1969, no fue sino hasta 1975 que la pequeña empresa cambió, por diversos motivos, su razón de ser, es decir, a partir de esa fecha, la organización amplió su objetivo: pasó de ser distribuidora de una sola empresa a representante de varias y colocó dentro de sus metas tener alcance nacional. Despegó, entonces, con tres marcas, y hoy en día cuenta con 10, lo que implica un voluminoso portafolio de productos.

El camino no ha estado libre de obstáculos, por el contrario, Diprocher ha superado muchos contratiempos. El país, por ejemplo, vivió un viernes negro que sacudió a todo el empresariado que hace vida en Venezuela y la compañía no escapó de esta crisis. Así mismo, la inflación siempre galopante, ha generado que la organización siempre piense en cuál será el monto a pagar para reponer los inventarios.

También, en 1989, Diprocher, al igual que la mayoría de las empresas de toda Venezuela, vivió los días más violentos de la historia del país, el Caracazo. Aunque el sacudón no llegó a las puertas de las instalaciones de la compañía, afectó a sus clientes, muchos de los cuales no pudieron volver a abrir sus puertas, otros tardaron tiempo en recuperarse y algunos fueron asesinados. Los días a seguir, después del Caracazo, Diprocher apoyó a muchos de sus clientes durante su recuperación. Las pérdidas monetarias para la empresa fue copiosa.

Igualmente, la crisis bancaria de 1994, golpeó la solidez de la compañía, ocasionando, quizás, que Diprocher viviera uno de sus peores momentos, el cual fue superado gracias al apoyo de algunos proveedores que apostaron por el resurgimiento de Diprocher, y por quienes decidieron quedarse y trabajar arduamente por su recuperación.

Hoy, Diprocher vuelve a enfrentar otros problemas que sacuden su estabilidad, pero confiamos en que, una vez más, hará frente a esta crisis, junto a sus colaboradores, proveedores y clientes, y se logrará celebrar muchos aniversarios más.