Diprocher

Noticias

Capacitar puede garantizar el éxito

 

Andrés* comenzó en la empresa, trabajando en el almacén, cargando cajas y a veces ayudando a realizar el inventario mensual. Actualmente, él está ocupando una de las gerencias de la organización. Esto fue posible gracias no sólo a su voluntad de trabajar duro, sino también a su deseo de crecer dentro de la empresa, capacitándose frecuentemente en materias que le permitieron enfrentar nuevos retos.

La trayectoria de una persona dentro de cualquier organización comercial puede estar siempre en ascenso en cuanto su ambición no sólo se centre en la generación de capital monetario, sino también en crecer como profesional y como ser humano.

La capacitación es siempre una de las mejores vías para realizar el trabajo de manera eficaz. No obstante, si no está bien focalizada, no atiende las necesidades específicas de la organización y del recurso humano, y no está acorde con las habilidades del empleado; la inversión, tanto monetaria como de tiempo, cae en “saco roto” y se genera el efecto contrario: desmotivación de ambas partes, frustración y sensación de pérdida.

Quizás es por ello que muchas empresas consideran que la capacitación es opcional, y en vez de tomarla como una inversión la contemplan como un gasto. Es por ello, que posiblemente lleven a cabo una actividad a nivel general una vez al año.

Es importante, antes de continuar, esclarecer el significado de capacitación, que no es otra cosa que la realización de una actividad educativa, previamente planificada, la cual encuentra su base en las necesidades reales -tanto presentes como aquellas que se puedan prever para el futuro- de una empresa, orientada hacia un cambio en los conocimientos, habilidades y actitudes de los empleados. Ésta va más allá del entrenamiento.

Gran escuela

La directiva de Distribuciones Diprocher asevera que, dentro de su política, está apoyar la capacitación dentro de la organización, ya sea impartiéndola o alentando a que ésta sea adquirida por cuenta propia.

Actualmente y en el mundo entero, la crisis ha obligado a las organizaciones comerciales a buscar empleados multifacéticos, dinámicos y con sed de aprender diariamente conocimientos teóricos y prácticos, en materias estrechamente relacionadas a la organización, que le permitan ser más productivos y  proactivos.

“Las empresas deben preocuparse en contar con un equipo de gente que se ocupe en preparar y capacitar al personal en cualquiera de las áreas, en pro de mejorar su disposición al trabajo e incentivar su espíritu de superación”, comentó al respecto el presidente de nuestra organización.

Uno de los objetivos primordiales para que la empresa opte por darles herramientas a sus trabajadores para la obtención de conocimientos, actitudes y habilidades es tener un recurso humano altamente calificado que desempeñe eficazmente sus labores. Mientras que para el personal no es otro que mantenerse en constante crecimiento profesional y personal, que le motive a avanzar siempre en busca de las oportunidades de ascender dentro de una organización  en la que se valoran y recompensan los esfuerzos. Además, parece ser una variable constante que la empresa que alienta la capacitación de sus empleados disfruta de mejores relaciones interpersonales entre sus miembros.

Existen mil formas de aportar conocimientos, entre ellas están: los talleres presenciales, lectura de panfletos, cursos, diplomados, e incluso foros o estudios online. Igualmente válido es el que imparte un buen líder de equipo que no tiene miedo a la competencia y es capaz de enseñar diversas herramientas, conocimientos y habilidades, predica con el ejemplo y es hábil para coordinar actividades y tareas dentro de su departamento.

 

*Andrés es un nombre ficticio que se uso para no ejemplificar con una persona en especial este tema, ya que son muchos
 los casos que tenemos dentro de la organización. Todos y cada uno de nosotros podemos ser Andrés.